Authentication - Register

Complete the form below to create your account

This will be your public name in the community
We need this to keep you informed about your account

Mandatory data for replying to your request.

Why you'll love MyOlympus

All members get access to exclusive benefits:

  • Member community
  • Register products
  • Extended warranty
  • Monthly newsletter

Una aventura oscura y húmeda en Islandia

E-M1 Mark II • M.ZUIKO Digital ED 12-40mm 1:2.8 PRO • 1:2.8 • 1/6400s • ISO 200

Mi afición por los paisajes solitarios y lejanos, así como por los volcanes activos, me obliga a exigir una cámara de muy altas prestaciones. Debe ser compacta, ligera y manejable en todo momento, incluso en pendientes pronunciadas y durante caminatas extenuantes. En ocasiones, cuando me enfrento a condiciones extremas como la ceniza, la humedad y el frío, así como a los gases calientes y corrosivos, una carcasa protectora resistente es una necesidad absoluta. Obviamente, una calidad de imagen muy alta es fundamental. Además, la intensidad lumínica y la estabilización de imagen son importantes para mí, ya que no siempre puedo llevar conmigo un trípode debido al peso general que supondría.

Para realizar una prueba intensiva de la E-M1 Mark II en condiciones de uso extremo, elegí un recorrido por la zona alpina del Mont Blanc, además de un circuito en la isla volcánica de Islandia. La cámara tenía que demostrar su valía ante los retos del montañismo, los géiseres hirviendo, la fina ceniza volcánica y la humedad de las cascadas. El objetivo era capturar las formas, los colores, la belleza y la potencia de los entornos más hostiles.

En los últimos años, he contado con una amplia gama de cámaras, incluidas las cámaras Olympus. Sin embargo, incluso con el primer uso, he tenido la sensación de que siempre había viajado con la E-M1 Mark II. Se ajusta perfectamente a la mano, de manera muy segura pero sin obstaculizar los movimientos, con un peso ideal, además presenta funcionalidades de captura rápida y lista para disparar. También ha demostrado ser prácticamente indestructible. Cada día sobrepaso los límites un poco más, hasta que al final llegué a un punto en el que la cámara tuvo que lidiar con un torrente de agua fangosa. Ningún problema: la cámara funcionó a la perfección todo el tiempo.
En comparación con el modelo anterior, destacan el enfoque automático de mayor velocidad, así como la gran mejora en el estabilizador de imagen. ¡Impresionante!
Entre sus muchas funciones nuevas, las más importantes para mí son el preciso indicador de por-centajes de la pantalla de la batería y los tiempos de carga considerablemente reducidos. Esto sig-nifica que, después de hacer una pausa rápida para tomar un café en el camino, la batería vacía puede cargarse al menos hasta el 50 %.
Además, estoy completamente entusiasmado de tener ahora la oportunidad de grabar en 4K, lo que considero una necesidad absoluta para los espectáculos multimedia actuales.

Finalmente, de lo que estoy completamente seguro es que me encantaría cambiar mi equipo actual por una E-M1 Mark II de inmediato. En ambos viajes fui capaz de capturar imágenes extraordinari-as, que solo fueron posibles gracias a esta increíble cámara.