Authentication - Register

Complete the form below to create your account

This will be your public name in the community
We need this to keep you informed about your account

Mandatory data for replying to your request.

Why you'll love MyOlympus

All members get access to exclusive benefits:

  • Member community
  • Register products
  • Extended warranty
  • Monthly newsletter

"Las cámaras perfectas para fotografiar animales en su entorno"

E-M1 Mark II • M.ZUIKO DIGITAL ED 300mm 1:4.0 IS PRO • f7.1 • 1/2000s • ISO 800

La Hokkaido Tourist Board, a través de Olympus, me invitó a participar en un recorrido fotográfico en Hokkaido, que es la isla más septentrional de Japón y uno de mis destinos favoritos para fotografiar vida salvaje. ¡Me encanta Hokkaido y estuve encantado de aceptar la invitación puesto que sería mi décima visita a esta preciosa isla!

E-M1 Mark II • M.ZUIKO DIGITAL ED 300mm 1:4.0 IS PRO • f8 • 1/500s • ISO 800

E-M1 Mark II • M.ZUIKO DIGITAL ED 300mm 1:4.0 IS PRO • f9 • 1/1600s • ISO 800

Pigargo de Steller fotografiado con Captura Pro

Nos dirigimos a la península de Notsuke-hanto, donde fotografiamos un pigargo de Steller que se encontraba posado.

Los demás fotógrafos se acercaron al ave puesto que se trataba de un ejemplar muy confiado. Yo me quedé atrás y esperé a que el ave alzara el vuelo, ya que vi que se trataba de una oportunidad perfecta para tomar fotos cuando decidiera echar a volar: tanto el viento como el sol provenían del mismo lado.
Todos los fotógrafos de aves saben lo difícil que es capturar el momento preciso en que un pájaro alza el vuelo, porque siempre es difícil predecir cuándo echará a volar. En mi opinión, la función Pro Capture de Olympus es una de las mejores características de las cámaras OM-D E-M1 Mark II. ¡Con Olympus, nunca más te perderás el momento en que echen a volar incluso los pájaros más pequeños! En las situaciones en las que un pájaro esté posado y quizá vaya a alzar el vuelo, selecciona la función H de Pro Capture, enfoca el pájaro y pulsa el disparador hasta la mitad. ¡La cámara empezará a tomar fotos a la sorprendente velocidad de 60 fps sin emitir sonido alguno! Con el nuevo firmware, la cámara capturará hasta 35 imágenes por minuto mientras se pulse el obturador a la mitad.

E-M1 Mark II • M.ZUIKO DIGITAL ED 300mm 1:4.0 IS PRO • f11 • 1/1600s • ISO 800

E-M1 Mark II • M.ZUIKO DIGITAL ED 300mm 1:4.0 IS PRO • f11 • 1/1600s • ISO 800

Entonces, cuando veas realmente que el pájaro va a alzar el vuelo, pulsa el disparador por completo y la cámara guardará las 35 imágenes (unos 0,58 segundos) anteriores. No tienes que apresurarte en pulsar el disparador; obtendrás todas las posiciones de las alas del pájaro cuando echa a volar. La única desventaja de esta velocidad de captura es que solo puede utilizarse con el enfoque automático sencillo, pero la velocidad es tan rápida que conseguirás muchas imágenes nítidas con un solo disparo. Puedes crear bonitas presentaciones de diapositivas del pájaro alzando el vuelo y será como una película a cámara lenta; además, todas las imágenes son archivos sin formato y puedes imprimirlas en gran formato para exhibirlas en una pared. 

Click here to play this video

Picado o contrapicado: el ángulo de la fotografía marca la diferencia

El ángulo de la fotografía (=disparo) es una de las cosas más importantes al fotografiar pájaros. Esto es especialmente así porque el ángulo de disparo afecta a lo que se obtiene como fondo del pájaro. A menudo, el mejor ángulo está al nivel de la vista con los pájaros ya que así el fondo estará más alejado y el pájaro destacará perfectamente en la imagen.
La cámara OM-D E-M1 Mark II de Olympus dispone de una pantalla abatible, lo que me ayuda a hacer capturas en contrapicado. ¡La pantalla también puede utilizarse para enfocar y disparar! Esto resulta de gran ayuda al hacer capturas en contrapicado, puesto que no es necesario mirar a través del visor ni forzar la mano con posturas complicadas al hacer fotos. Con mi antiguo sistema de cámara solía utilizar un visor en ángulo para las fotografías en contrapicado, pero esto hace muy difícil seguir sujetos en movimiento y casi imposible fotografiar pájaros volando. Además, fotografiar con un visor en ángulo también resulta pesado para el cuello. Una pantalla abatible es una opción mucho mejor, y puedes simplemente arrodillarte y colocar la cámara en el suelo para poder tomar fotografías en contrapicado.

E-M1 Mark II • M.ZUIKO DIGITAL ED 300mm 1:4.0 IS PRO • 1.4x Teleconvertor • f9 • 1/2500s • ISO 800

Recuerda que muy a menudo el ángulo de captura más insulso se da al permanecer de pie y fotografiar hacia abajo el pájaro que se encuentra cerca de ti en el suelo o el agua. En ese caso, obtendrás una imagen nítida del agua o del suelo como fondo, mientras que el pájaro se fundirá con dicho fondo. En estos casos, es mucho mejor agacharse y ponerse a la altura del pájaro. Al aumentar la distancia de captura y la longitud del objetivo, el ángulo de captura también cambiará y no será tan importante agacharse tanto. Un pájaro posado sobre la nieve, sobre agua de colores vivos o sobre una superficie con patrones o colores interesantes resalta sobre el fondo y hace que no sea tan fundamental fotografiar desde un ángulo muy bajo. Es posible que logres obtener mejores imágenes de pájaros con reflejos en el agua desde ángulos menos altos.

E-M1 Mark II • M.ZUIKO DIGITAL ED 300mm 1:4.0 IS PRO • f7.1 • 1/2500s • ISO 800

Si tienes la posibilidad de fotografiar desde ángulos de captura más altos, puedes conseguir también bonitos fondos. Por lo tanto, si tienes la oportunidad de fotografiar desde una torre o tejado, colina o montaña, puede que obtengas fondos interesantes: los ángulos altos son especialmente adecuados para el tipo de imágenes "pájaro en un paisaje".
He aprendido que con las cámaras Olympus puedes fotografiar a velocidades de obturación increíblemente bajas con tan solo sujetar la cámara a pulso, e incluso así obtener imágenes realmente nítidas. Se trata del sistema de cámara perfecto para combinar nitidez y movimiento en las imágenes.

 

La cámara para el fotógrafo viajero 

He descubierto que los fotógrafos viajeros tienen un problema: sus bolsas para cámaras siempre pesan demasiado como para poder subirlas al avión como equipaje de mano. Yo antes también tenía ese problema e intentaba ocultar la bolsa para cámaras para que los revisores del aeropuerto no pesaran mi equipaje de mano. Era una experiencia muy estresante siempre y no un buen comienzo para un largo trayecto. Pero ya hace cerca de un año y medio que viajo y fotografío con Olympus, ¡y debo admitir que este equipo de cámara ha cambiado mi vida! En enero realicé un encargo fotográfico en Hokkaido, y aquí podéis ver una foto de la bolsa para cámaras Olympus.

La bolsa para cámaras Olympus junto con todo el equipo necesario para el recorrido fotográfico en Hokkaido pesó 8,85 kilos en el mostrador de ANA del aeropuerto de Haneda, por lo que estuvieron encantados de admitirlo como equipaje de mano.
¡Por cierto, acordaos de empaquetar todas las baterías de la cámara en el equipaje de mano! ¡Si ponéis las baterías en el compartimento sujetaequipajes de la maleta, puede que los revisores las requisen!
Ahora puedo llevar todos los objetivos necesarios a las ubicaciones fotográficas y cambiar rápidamente de un ángulo de captura a otro distinto. El hecho de llevar tres cuerpos de cámara con distintos objetivos en cada uno me proporciona una variedad de fotos de un solo escenario mucho mayor que anteriormente. Muy a menudo llevo conmigo dos cuerpos de cámara OM-D E-M1 Mark II en una correa con doble cinta, una para un objetivo M.Zuiko Digital ED 300mm F4.0 IS PRO y otra para un objetivo M.Zuiko Digital ED 40-150mm F2.8 PRO: así estoy siempre listo para fotografiar. En la bolsa para cámaras llevo una cámara con un objetivo más corto (por ejemplo, el M.Zuiko Digital ED 12-100mm F4.0 IS PRO), que resulta muy fácil de coger para capturas más amplias y para vídeos a pulso.
Es mucho más rápido hacer capturas sujetando la cámara a pulso, y además puedes cambiar el ángulo de captura mucho más rápidamente que si estuvieras haciendo las capturas con un pesado y voluminoso objetivo 600mm F4 y un pesado trípode.

¡En definitiva, y en mi opinión, se trata de la cámara perfecta para los fotógrafos de naturaleza salvaje! El peso y el tamaño de la cámara, las increíbles velocidades de captura, el enfoque automático continuo que es realmente bueno y la calidad de imagen satisfacen definitivamente todas mis necesidades. 

E-M1 Mark II • M.ZUIKO DIGITAL ED 12-100mm 1:4.0 IS PRO • f9 • 1/640s • ISO 200