Authentication - Register

Complete the form below to create your account

This will be your public name in the community
We need this to keep you informed about your account

Mandatory data for replying to your request.

Why you'll love MyOlympus

All members get access to exclusive benefits:

  • Member community
  • Register products
  • Extended warranty
  • Monthly newsletter

Los osos de Kamchatka

E-M1 Mark II • M.Zuiko Digital ED 7-14mm F2.8 PRO • F7.1 • 1/25s • ISO 64

Hay muchos lugares que me gustaría visitar, pero, cuando surgió la oportunidad del proyecto de vida salvaje de Olympus (fotógrafos internacionales, cineastas y periodistas con la oportunidad de visitar los rincones más remotos y salvajes del mundo), elegí la península de Kamchatka.
Junto con Krystian Bielatowicz, partimos al lago Kurile, ubicado a tan solo 200 kilómetros de Petropávlovsk-Kamchatski, la capital de la región de Kamchatka.

El primer encuentro con un oso me impresionó bastante, especialmente porque no tenía a mi lado ningún inspector ni contaba con ningún arma. Cuando salí de la tienda, vi a un "monstruo" que me miraba fijamente entre los arbustos, a tan solo diez metros de distancia. Lo único que me separaba del depredador era una alambrada de 5 mm dispuesta alrededor del campamento. Afortunadamente, el oso permaneció tranquilo, lo que me permitió desmontar mi objetivo M.Zuiko Digital ED 40-150mm F2.8 PRO de enfoque largo y coger un “trescientos” (M.Zuiko Digital ED 300mm F4.0 IS PRO). Empecé a tomar fotografías del animal, que asomaba la cabeza entre los arbustos de vez en cuando. Aunque el oso no se veía en todo su esplendor, la foto de la cabeza, oculta entre el follaje y ocupando todo el encuadre, tenía su punto.

E-M1 Mark II •  M.Zuiko Digital ED 300mm F4.0 IS PRO • F5.6 • 1/500s • ISO 200

Al final del verano, los salmones del Pacífico cruzan el lago Kurile. Durante esta época, cientos de osos se reúnen en las riberas de los ríos y lagos. No se trata solo de un festín para ellos, sino también para todos los fotógrafos de la zona. En esta ocasión, saqué fotografías usando objetivos de corto y largo alcance. Utilicé el objetivo gran angular principalmente en la trampa fotográfica, aunque algunas veces estuve tan cerca de estos animales que no pude encuadrarlos.

Puse mi cámara OM-D E-M1 Mark II con un objetivo M.Zuiko Digital ED 12mm F2.0 en una carcasa de plástico sólido especial y estuve disparando desde una distancia segura por Wi-Fi con mi smartphone. Esto se debe especialmente a que la pantalla del teléfono muestra exactamente lo que ve la cámara. El segundo método de disparo es aplicar el popular detector de movimiento que se usa en los sistemas de alarma. Basta con hacer unas pequeñas modificaciones y los contactos del circuito eléctrico se activan cuando se detecta movimiento, mientras que el cierre del circuito electrónico dispara el obturador.

Podría parecer que no hay nada más fácil que colocar una trampa fotográfica y esperar a que la mejor fotografía del mundo se saque automáticamente. Sin embargo, he experimentado numerosas situaciones en las que esto es solo la teoría. Una de estas situaciones se produjo cuando un oso adulto, que se interesó por la trampa, se acercó demasiado. Instantes después, el oso apoyó su zarpa en la trampa y empezó a darle la vuelta a la caja. Solo podía pensar en que la caja se girase con la apertura y el objetivo orientados hacia el oso. Me preguntaba cómo cambiar rápidamente los parámetros de exposición con el fin de tomar una fotografía buena, pero, por supuesto, el oso le dio al vuelta a la trampa y lo único que podía ver era arena y agua en la pantalla de mi teléfono. Un segundo después, la caja con la cámara y la fuente de alimentación se encontraban flotando en la superficie del lago y hundiéndose lentamente en el agua. Afortunadamente, el equipo sobrevivió y todo el kit podía usarse.
La práctica demuestra que no solo necesitamos una trampa, sino también mucho tiempo y suerte para poder sacar fotografías espectaculares.

E-M5 Mark II •  M.Zuiko Digital ED 12mm F2.0 • F5.6 • 1/640s • ISO 400 

Solo un pequeño porcentaje de las fotografías las tomamos de forma remota. Krystian estaba filmando vídeos a pulso y también usaba un trípode y un dron. Al mismo tiempo, yo estaba fotografiando con y sin la ayuda de un trípode. Probablemente, lo más interesante para nosotros fue ver a los osos cazando salmones. La caza en sí misma es algo muy dinámico. Por tanto, utilicé una ráfaga de disparo rápida, enfoque automático continuo y objetivos de largo alcance: principalmente el objetivo con zoom 40-150mm F2.8 PRO y el objetivo 300mm F4.0 IS PRO.

La OM-D E-M1 Mark II tiene un búfer grande y te permite disparar a 15 fps mientras usas el modo de obturador mecánico. De esta forma pude capturar toda la secuencia de la caza del salmón, paso a paso y de forma precisa para mostrar los momentos desde que el oso salta al agua hasta que saca el pez. Como de costumbre, seleccioné RAW + JPG.

E-M1 Mark II •  M.Zuiko Digital ED 300mm F4.0 IS PRO • F4.0 • 1/800s • ISO 500 

También utilicé mucho la función Pro Capture. Con esta función, la cámara guarda lo que ve en el búfer antes incluso de pulsar completamente el botón de disparo. A continuación, al pulsar el disparador hasta la mitad, se empiezan a grabar en el búfer las imágenes RAW + JPG en máxima resolución y a una velocidad de hasta 60 fps. Mientras veía a los osos de pie en la orilla, pulsaba el disparador hasta la mitad. Cada vez que uno de ellos saltaba para capturar un pez, lo pulsaba hasta el fondo. Esta filmación me permitió guardar toda la secuencia y escoger la imagen más impresionante de un oso saltando al agua.

E-M1 Mark II •  M.Zuiko Digital ED 300mm F4.0 IS PRO • F4.5 • 1/800s • ISO 250 

Personalmente, al hablar de fotografía de naturaleza, lo más divertido es mostrar determinadas cosas de una forma completamente distinta. Por tanto, una foto de un oso de pie solo en el agua será menos interesante que si capturamos pequeños detalles. Aunque escucharás en cada curso de fotografía que no debes tomar imágenes a contraluz, mi foto favorita de todo el proyecto de vida salvaje de Olympus es una tomada con el sol de frente. El sol, el oso y yo situados exactamente en la misma línea. La escena en sí misma está muy subexpuesta, lo que le da un aspecto gráfico. Fragmentos oscuros sumidos en negro, y las únicas partes expuestas eran los reflejos en el agua y la piel del oso iluminada desde atrás.

E-M5 Mark II • M.Zuiko Digital ED 40 150mm F2.8 • F2.8 • 1/8000s • ISO 200 

Experimenta y aprovecha la oportunidad que nos brinda la fotografía digital para hacer un montón de fotografías en exteriores. Es un pecado no utilizar la ráfaga de disparo, especialmente si eres aficionado a la fotografía de naturaleza dinámica. A menudo nos asusta admitir las fotos que sacamos durante una sesión o viaje, pero, de hecho, los visores o los editores fotográficos no se preocupan por cuántas fotografías se hicieron para conseguir la imagen “perfecta”. Lo que más importa es capturar una foto espectacular. Cuantas más ideas y valor para experimentar tengas, mejor será para TI y para TUS fotos. Aunque la gran mayoría de las imágenes creadas durante dichos experimentos acaben en la papelera, siempre aprenderás algo nuevo y ampliarás tus conocimientos.